Punto y aparte

0

Habrá quienes aplaudan estos hechos, y habrá quienes lo denuncien. Están los que aplauden este tipo de cosas y también están los que las criticará hasta la saciedad.

¿Echamos luego la culpa a Palacio? Asenjo aprieta pero no ahoga.

Si los Vía Crucis se celebran -dentro de los márgenes de la lógica- en hora y dentro de su feligresía, Asenjo se está cargando el sentido e incluso costumbrismo de las hermandades y cofradías. Si rompemos la mesura, es que esto ha sido así de toda la vida de Dios y nunca ha pasado nada. Pero… ¿es necesario que un ejercicio piadoso de Vía Crucis termine camino de las dos horas más tarde? 

Barrio

La vida de las hermandades de barrio son otro mundo; casi de otra esfera. Al menos, en el barrio de Triana el mundo y vida de las hermandades se vive de otra manera, se desarrolla en una marcha más; directamente is diferent.

Este pasado viernes, en el extraordinario Vía Crucis que presidió el Señor del Soberano Poder de la Hermandad de San Gonzalo se demostraron claramente dos cosas: primero que el tirón y la fuerza de convocatoria que tienen las corporaciones trianeras con sus hermanos, fieles y devotos es más fuerte que cualquier otra hermandad. Segundo, que el Soberano de Triana no tiene -entiéndase- nada que envidiar a cualquier corporación que tenga 400 años. 

Punto y aparte 

La corporación del Miércoles Santo ha decidido poner punto y aparte o, porque no, punto y final al proyecto de paso de misterio. La corporación sabe que, en lo estrictamente artístico, no han tenido la puntería que les gustaría. En la feligresía hay muchas hermandades y cofradías, y es difícil hacerse hueco.

El trabajo que se ha realizado hasta ahora ha sufrido gracias a su comité artístico -y el sentido común- un alto en el camino. Todo lo hecho hasta ahora tiene fecha de caducidad; paso e incluso imágenes. Ahora la prioridad es otra. Cuando se finalice su otro gran proyecto y -de paso- se calmen las aguas, se dará un giro de rosca en busca de la unción y belleza para atraer así al devoto. 

De lo forestal y el arte 

La ignorancia puede ser subestimada, pero a veces se deja claro que no tiene límites. El Hermano Mayor del Amor hablando sobre arte e imaginería sacra es como el cajero que habla del Ibex 35, o como el manitas de la familia que sabe cambiar un enchufe pero te comenta con total autoridad sobre las diferencias entre Endesa e Iberdrola sin tener ni puñetera idea de lo que habla.

Creo que nada puede explicar mejor esto que escribo que escuchar directamente la entrevista que los compañeros de “El Llamador” le hicieron hace unos días a la vara dorada de la Hermandad del Amor hablando sobre la restauración del crucificado de Juan de Mesa. No tiene desperdicio.

Imprimir

Dejar respuesta