El conflicto del taxi amanece con dos taxistas detenidos por coacciones y amenazas

0

El conflicto del taxi continúa con dos taxistas detenidos dentro de la operación iniciada por la Brigada de Información del Cuerpo Nacional de Policía, fruto de las supuestas coacciones y amenazas tanto a compañeros del gremio como a conductores de vehículos con licencia de transporte concertado(VTC) en el aeropuerto de San Pablo.

La Policía Nacional ya había tomado declaración a unos 14 taxistas por estos mismos hechos, algunos como testigos y otros como investigados no detenidos, de los cuales dos han sido finalmente arrestados. Se les presume un supuesto delito de coacciones y amenazas en el marco de la prestación de servicios en el aeropuerto hispalense, polémica legendaria en la ciudad que se ha visto avivada por la reciente puesta en funcionamiento de empresas como Cabify en Sevilla.

Ambos taxistas habrían prestado declaración y fueron puestos en libertad, aunque la investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

¿Son útiles las actuaciones que el Ayuntamiento está llevando a cabo para solucionar el conflicto del taxi?

Son numerosas y contradictorias las voces que se alzan en torno al conflicto del taxi en la capital hispalense, al igual que existen diversidad de opiniones con respecto a los turnos rotatorios en las principales paradas: aeropuerto de San Pablo y estación de trenes de Santa Justa. 

Mientras tanto y tras rechazar la posibilidad de los turnos rotatorios, el Ayuntamiento de Sevilla ha preparado una batería de medidas que siguen dejando abierta la puerta a que las amenazas y coacciones continúen en estos ámbitos, tanto hacia taxistas no habituales en dichas paradas como a conductores con licencia de VTC.

Por un lado, ya podemos notar una mayor presencia policial en ambos espacios, teóricamente para “combatir el intrusismo, las conductas irregulares o los cobros abusivos”. El Ayuntamiento de Sevilla aseguraba que, para marzo, ya serían 20 los agentes del SETI(Servicio Especial de Transporte e Intrusismo) que trabajarían “en uno y otro sentido”.

Además, el Ayuntamiento ha acordado con Jesús Caballero, director del aeropuerto de San Pablo, el establecimiento de una zona acotada para los vehículos VTC, así como un registro de los mismos. De igual forma y para proteger al consumidor, quieren establecer paneles informativos con las tarifas estipuladas.

Estas medidas, sin embargo, dejan la puerta abierta a que puedan seguir produciéndose las amenazas y coacciones que se han venido denunciando, ya que no se ha puesto una solución directa al problema.

¿Cómo viven las empresas de transporte concertado el conflicto del taxi? 

Mientras tanto, empresas de transporte concertado como Cabify, acusadas de “intrusismo” por algunos taxistas, denuncian los repetidos casos de violencia o acoso a sus trabajadores. Uno de los ejemplos más recientes tuvo lugar en la glorieta del puente de la Barqueta, cuando varios taxistas bloquearon y retuvieron a un conductor de Icab Mobility mientras prestaba un servicio.

Aunque dicha empresa denunció los hechos a la Policía Nacional, los agentes que acudieron al lugar de los hechos no tomaron medidas contra los taxistas que habían provocado el altercado, centrándose exclusivamente en el conductor de Icab Movility afectado. Huelga decir que el trabajador tenía todos los papeles en regla.

Imprimir

Dejar respuesta