Una joya del neoclásico que se cae

0

La Torre de San Bartolomé está en peligro.  La iglesia se ubica en la calle Virgen de la Alegría, en la Judería de Sevilla. Su ubicación hace que no sea un templo muy conocido.

Su construcción, según el proyecto de Antonio de Figueroa, data del siglo XVIII. En el conjunto destaca la torre-campanario, que se encuentra en peligro y desde cuyo cuerpo de campanas se tiene unas vistas de Sevilla realmente únicas.

La iglesia ya sufrió una gran restauración que se culminó en el año 2000. Dichas obras consistieron en la puesta a punto de las cubiertas y el interior del templo. Quedaban por restaurar tanto la torre como la fachada en su conjunto.

La torre presenta problemas estructurales graves y muchos desperfectos provocados principalmente por la entrada de agua por la abertura superior desde que, en los años cincuenta, perdiera la cúpula que la remataba.

El importe total de la restauración asciende a 321.747,07 euros, repartidos en 202.992,78 de la restauración básica y 118.754,29 euros de los complementos, tal y como indica la página web http://www.sos-torredesanbartolome.org

La página web incluye el diagnóstico actual del estado de la torre. “Las alteraciones de la torre son debidas principalmente a la acción del paso del tiempo por el efecto de las acciones físicas, mecánicas, químicas y biológicas.

Destacan las lesiones estructurales manifiestas en las grietas y fisuras en el interior de la torre y en el campanario. Es serio el estado de deterioro de las fábricas en la parte superior del cuerpo de campanas, con grandes riesgos de desprendimientos de ladrillos, azulejos y otros materiales. Hay una total falta de estanqueidad por la entrada del agua en el interior de campanario a través de una abertura superior tras la pérdida de la cúpula. El estado de los revestimientos en la actualidad presenta grandes lagunas en las fachadas de la torre y en el interior del campanario y falta de cohesión en los que permanecen

Al igual los elementos decorativos presentan riesgo de desprendimiento. La paleta cromática posee superposición de los colores característicos del barroco sevillano: tonos almagras, ocres, tierras, calamochas, blancos… que en distintos estratos se superponen con diferentes texturas y luminosidad. Los yugos y ejes de las campanas precisan urgente restauración.  La torre carece de instalaciones de pararrayos, electrificación, iluminación interior, alumbrado de emergencia y sistema antipalomas”.

Juan José Sauco es el párroco de San Bartolomé y ha explicado que “ya está todo preparado para poder comenzar las obras. Depende del Obispado, de unos papeles que faltan, de la empresa constructora y del arquitecto. Es algo inminente pero aún estamos en la campaña para recoger todo el dinero. Esperemos que el inicio de las obras suponga una forma de llamar la atención y poder obtener más donaciones”.

El Obispado ya ha puesto casi la mitad del dinero de la primera fase de restauración, la más urgente. La parroquia sigue captando aportaciones de personas para sufragar la parte que le queda. Para la segunda parte del proyecto, la de los complementos, se espera llegar a un acuerdo con una empresa que sufrague parte de ellos.

El Ayuntamiento también está colaborando con la restauración pero ayudando a la hora de conseguir donaciones “pero no ha puesto grandes cantidades” ha apuntado Sauco.

Las obras de restauración, en teoría, empezarán de forma inminente. La duración de ellas dependerá de si la iglesia es capaz de sufragar la parte que le corresponde para acometerlas.

Imprimir

Dejar respuesta