Sevilla, puerto y puerta de turistas

0
cruceros

Para avanzar hay que mirar al pasado. Sevilla, para progresar en un campo como el turismo, en el que las ciudades se dan codazos por atraer el mayor número posible de turistas, ha tenido que mirar hacia atrás, un par de siglos, para encontrar una forma de atraer a más turistas y conseguir ser más competitiva.

Una de las vías más importantes que tenía y tiene la ciudad para la entrada y la salida de ella, siempre ha sido el río. Gracias a esa arteria, Sevilla se convirtió en puerto y puerta de Indias y en la ciudad más importante del mundo hasta el siglo XVIII, en el que Cádiz se convirtió en el enlace con la América . Con el tiempo, Sevilla y sus gobernantes se fueron olvidando de esa autopista.

En los últimos años, el Puerto de Sevilla ha crecido notablemente. Para rematarlo por completo faltaría el tan polémico dragado del fondo del río, que haría que barcos de gran calado y mayor tonelaje pudieran entrar por el Guadalquivir. Esa obra, para la desgracia de la economía de la ciudad, está parada y enquistada.

Con lo que tiene la ciudad, Sevilla debe aprovechar todos los recursos a su alcance y de hecho lo está consiguiendo.

A finales de 2011, Gregorio Serrano, concejal de Economía, Empleo, Turismo y Fiestas Mayores del PP en el Ayuntamiento, creó el ‘CECOP’ de cruceros. Cuando se anunció fueron muchos los que se mofaron de ese nuevo centro de coordinación para esos barcos. Nadie apostaba por esta forma de turismo y la realidad es que, año tras año, aumenta el número de grandes barcos que atracan en el Puerto de Sevilla.

En 2012 llegaron los dos primeros grandes barcos: el Azamara Quest y Azamara Journey. Junto a ellos, atracaron en el puerto otros 6 barcos de una envergadura considerable.

Los tres años siguientes, 2013, 2014 y 2015 llegaron hasta nueve barcos diferentes al Puerto de Sevilla, alguno de ellos lo hicieron hasta tres veces en el mismo año. El número de atraques que se contabilizaban no pasaron de 20 en ninguno de los tres años.

El año 2016 rompió el estancamiento de los tres años anteriores. Se registraron trece barcos diferentes, que atracaron 25 veces en el puerto.

Sin duda alguna, 2017 está siendo el mejor año de todos los que llevamos desde que se construyó la nueva esclusa. En total, este año, vendrán 14 barcos diferentes y atracarán hasta en 37 ocasiones.

En sólo cinco años, Sevilla ha conseguido doblar el número de barcos y de atraques. Además, el turista que llega en esos barcos no es de los llamados ‘low cost’ que suelen dejar poco dinero.

El sector que se resentiría más es el de los hoteles, ya que los turistas duermen en el barco. Restaurantes, transportes y comercios en general, se ven beneficiados cada vez que uno de estos barcos atracan en el Puerto de Sevilla con más de 900 turistas. Sevilla, puerto y puerta de turistas. O al menos, eso intenta.

Imprimir

Dejar respuesta