La empresa del Oceanogràfic de Valencia gestionará el acuario de Sevilla

0
deudas acuario de sevilla

Aunque meses atrás la sociedad Aquagestión Sur, propietaria del acuario de Sevilla, anunciaba una operación para que la empresa de autobuses turísticos City Sightseeing y el grupo francés Looping Group, propietario del parque temático Isla Mágica, desembarcasen en su accionariado al objeto de salvar la situación económica del proyecto, finalmente será Global Omnium, con sede en Valencia y gestora del Oceanogràfic, quien se haga con el cien por ciento del capital social de Aquagestión.

Allá por el mes de febrero, José Expósito, administrador único del acuario, explicaba que después de que el 19 de enero expirase la fase de preconcurso, merced a la solicitud promovida por Aquagestión Sur ante los juzgados de lo Mercantil de Sevilla, para promover una refinanciación de sus deudas, la sociedad no había “planteado el concurso” de acreedores.

Y es que según aseguraba entonces a Europa Press, ya estaban “muy avanzadas” las negociaciones con City Sightseeing y Looping Group, –grupo este último que gestiona el parque temático hispalense, Isla Mágica–, para que ambas compañías entrasen en el accionariado de Aquagestión Sur. A día de hoy, recordémoslo, Aquagestión está participada por TF Holding al 65 por ciento, por Ansoaran S.L. al 30 por ciento y por Javier Sainz al cinco por ciento.

Según detallaba, el verdadero “problema” del proyecto del acuario no sería el número de visitas. El principal problema, según aseguraba José Expósito, residiría en que cuando Aquagestión Sur se hizo cargo del proyecto del acuario, –después de que las empresas Deep Sea y Acuario Nuevo Mundo desistiesen de la iniciativa y dejasen el recinto sin rematar–, en el préstamo concertado entonces con la Sociedad para la Promoción y Reconversión Económica de Andalucía (Soprea) para reanudar los trabajos de construcción, que contaron con una nueva inversión global de unos nueve millones de euros, “se calculó mal la amortización de la inversión”.

“Era imposible amortizar (el préstamo) en cinco años. Era muy poco tiempo”, manifestaba José Expósito. En ese sentido, relataba que para dar un “volantazo” a la deriva del acuario, que sumaría deudas por varios millones de euros, la empresa solicitó el preconcurso de acreedores y estaba negociando con la Soprea una “ampliación del plazo” de amortización del préstamo, toda vez que Soprea sería el principal acreedor de Aquagestión Sur, con unos 3,7 millones de euros pendientes de pago.

En paralelo, y siempre según José Expósito, la empresa negociaba el desembarco de City Sightseeing y Looping Group en el “cuadro” societario de la empresa, no sólo por el aspecto financiero, sino por la “potente red comercial” con la que cuentan cada una de estas empresas.

“Hemos tenido propuestas de otra gente, pero creíamos que con City Sightseeing y Looping Group teníamos la mejor operación”, defendía entonces José Expósito, según el cual la idea era que las citadas empresas desembarcasen en el accionariado de la sociedad gestora del acuario, para después reestructurar la deuda con la Soprea.

Imprimir

Dejar respuesta