El Pabellón de Telefónica del 29 y el parque Blancanieves, dos años de abandono

0

El pabellón de Telefónica de la Exposición Iberoamericana de 1.929 y el parque Blancanieves, situados en el Parque de María Luisa, suman dos años de abandono municipal. Desde que hace algo más de dos años la Fundación Forja XXI echara el cierre, el parque infantil y el recinto del Pabellón de Telefónica sufren el abandono y deterioro por la ausencia de mantenimiento.

Cabe recordar que el parque Blancanieves, situado entre la Avenida de la Borbolla, el Parque municipal infantil de tráfico y el Parque de María Luisa fue cedido en 2011, al poco de iniciarse el mandato de Juan Ignacio Zoido como alcalde, a la fundación Forja XXI para que en sus instalaciones tuvieran lugar las prácticas de los alumnos de la escuela de jardinería Joaquín Romero Murube.

El Parque reabrió al público convertido en un original jardín didáctico y de educación medioambiental, con 450 especies vegetales de todo el mundo y desde que cerrara la Fundación Forja XXI nadie se ocupa de él a pesar de ser una instalación municipal.

Parque Blancanieves.
Parque Blancanieves.

El parque, que abrió por primera vez en 1963, cuenta con una superficie total de 3.000 metros cuadrados y en él se encontraba una serie de construcciones de dimensiones adaptadas al público infantil, unos tableros cerámicos de juegos de mesa y una zona de juegos infantiles aparte de una frondosa vegetación, que unido a la tranquilidad del lugar lo hacían atractivo para las jóvenes familias de la zona al estar ajeno al trajín turístico del resto del Parque de María Luisa.

El abandono del Parque es tanto menos justificable por el Ayuntamiento por su carácter de equipamiento de titularidad municipal y por poderse atender desde el primer día, como el resto del Parque de María Luisa, con la plantilla municipal de Parques y jardines lo que deja en muy mal lugar al responsable municipal del área ya que siendo muy crecido y seco el matorral que ocupa los antiguos parterres aparte del mal aspecto que presenta genera un evidente riesgo de incendio.

Imprimir

Dejar respuesta