Brote de azahar en otoño

0

Ya está en la Catedral a la espera de ser coronada. La Virgen de la Salud de la Hermandad de San Gonzalo llegó al templo metropolitano después de una larga procesión de más de 10 horas de duración y con un retraso acumulado de hora y media.

La procesión, a pesar de los problemas que tuvieron multitud de compañeros gráficos para hacer su trabajo, entre ellos nuestro Antonio Sánchez Carrasco, comenzó a las 14:30 con multitud de público congregado en la plaza de San Gonzalo a pesar de las altas temperaturas. Sólo tuvieron que esperar 30 minutos para que el sueño de una noche de primavera se hiciera realidad y ver a la Virgen de la Salud salir de su templo.

El palio recorrió los primeros metros por una alfombra de sal que habían creado los hermanos. Tocaba visitar el barrio. Uno de los momentos más emotivos fue la visita al centro de mayores del barrio. Allí, todas las miradas se clavaban en ella. La próxima vez que la vean ya estará coronada.

La procesión discurría al igual que lo hacía el reloj que le ganaba la partida a los tiempos marcados en el cronograma. Cuando el palio llegaba a la iglesia de la Hermandad de la Estrella, el retraso era muy considerable, superando la hora.

A medida que la Virgen se acercaba a las calles del centro estas recobraban vida y recordaban a lo que se suele vivir un día cualquiera de Semana Santa con los bares llenos haciendo su agosto (algunos con precios desorbitados).

El traslado iba llegando a su fin no sin antes visitar a las hermandades de El Baratillo, Las Aguas y la Carretería. Tal fue la celeridad para intentar que el retraso no fuese a más que por el Postigo pasó como una exhalación. La multitud de público que allí se encontraba, que no fue suficiente para aforar y acotar la zona, se quedó con ganas de mucho más.

La Virgen ya está en la Catedral. Los sevillanos podrán ir a besar su mano y rendir pleitesía antes de ser coronada el próximo sábado. Si el traslado de ida ha sobrepasado en casi dos horas con el tiempo previsto, imagínense la fiesta que será cuando todo se consuma.

Imprimir
Compartir
Artículo anteriorSan Jacinto
Artículo siguienteRejuvenece comiendo

Dejar respuesta