Urbanismo trata las medidas para los inmuebles regionalistas de Nervión

0
Edifico en Luis Montoto-Marqués del Nervión

El consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla celebra este miércoles una nueva sesión, con un orden del día en el que figuraría ya la decisión de suspender temporalmente las licencias de demolición o reforma en las zonas de Nervión pobladas de edificios regionalistas, como medida cautelar a la inclusión de tales inmuebles en el catálogo periférico del planeamiento urbano para impedir su derribo.

El asunto deriva de la controversia suscitada en torno al edificio del número 35 de la calle Cristo de la Sed, obra del arquitecto sevillano Aníbal González, autor de monumentos emblemáticos como la Plaza de España, declarada bien de interés cultural (BIC). Y es que después de que el edificio fuese vendido y los nuevos propietarios optasen por su demolición para la construcción de viviendas, el pleno del Ayuntamiento aprobaba recientemente una moción destinada a salvaguardar el inmueble, de estilo regionalista.

La situación del edificio, en ese sentido, había desencadenado un intenso debate en torno a la protección de los edificios regionalistas que aún sobreviven en la ciudad, legado de la arquitectura de las primeras décadas del siglo XX.

DEMANDA DE MEDIDAS

Tras la aprobación de la mencionada moción, además, la Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa) reclamaba al Gobierno municipal socialista que acelerase la inclusión del mencionado inmueble y otros edificios también legado de la arquitectura regionalista, en el catálogo periférico del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 2006, extremo que impediría ya su demolición.

Ahora, el Gobierno local socialista ha anunciado que esta nueva sesión del consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo abordará un bloque de medidas respecto a los inmuebles con valor patrimonial de los barrios de Nervión.

En primer lugar, la idea es revisar el catálogo periférico del PGOU, incluyendo en el mismo los edificios de titularidad pública que tienen valor patrimonial pero carecen de protección. Se trata de los edificios municipales de Villa Pombo, Villa Encarnita y Villa Julita. Además, la operación contempla la inclusión en el catálogo periférico del edificio que sobrevive de la antigua cárcel de La Ranilla, el parque que lo rodea y el Hotel Triana del distrito homónimo.

“ANÁLISIS EXHAUSTIVO”

Más allá de las propiedades públicas, se abordará “un análisis exhaustivo” de las edificaciones existentes en los barrios de Nervión para dilucidar cuáles reúnen los requisitos para su inclusión en el catálogo periférico del PGOU como inmuebles con valor patrimonial, lo que impedirá el derribo de tales inmuebles.

Y como “medida cautelar” a dicho procedimiento, será debatida una “suspensión temporal” de las licencias de demolición, reforma o nueva edificación en las zonas de Nervión que concentran la mayor parte de edificios construidos a principios del siglo XX. Hablamos de las calles Cristo de la Sed, Beatriz de Suabia, San Juan de Dios o Marqués de Nervión, aunque dicha medida abarcará también diversos edificios concretos ubicados en la calle Luis Montoto o las avenidas de Ciudad Jardín y Cardenal Lluch.

Además, desde la Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa), se ha propuesto una “ampliación” del abanico de calles y enclaves de Nervión donde aplicar la citada suspensión temporal de licencias. “Creemos que con lo que se piensa aprobar, se pueden quedar fuera algunos edificios susceptibles de conservar”, manifestaba a Europa Press Joaquín Egea, portavoz de Adepa.

Imprimir

Dejar respuesta