Triana se rindió a Salmarina y hablamos con ellos

1

Hablar de Salmarina es hablar de cante bueno, de sevillanas por derecho, de innovación y revolución de la sevillana, de humildad y sencillez a la vez que de grandeza. Estos sanluqueños, que desde niños cantaban juntos en Bajo Guía, se decidieron un día a grabar su primer disco allá por los años 80, en Pasarela, de la mano de Manolo Marvizón. Y ya fue imparable. Disco de platino con “las sevillanas de Sal Marina”.

Dos grandes, Évora e Isidro Muñoz, vecinos de Salmarina, se enamoran de sus voces, de su flamencura y deciden hacerle un disco. Y llego la revolución. La fusión del flamenco con las sevillanas creando un singular estilo propio y demostrando a algún que otro purista escéptico, que el flamenco es perfectamente compatible con las sevillanas, sofisticados arreglos orquestales, sevillanas que se debaten entre el flamenco y la bohemia. Con un público selecto y fiel a pesar del paso de los años. Publico que sigue tarareando sus temas como en la Velá de Santa Ana en Triana, público de artistas grandes que no faltaron a la cita en la Plaza del Altozano.

MC: Empezasteis siendo tres miembros en Salmarina y ahora sois dos, contadme un poco vuestra historia, vuestros comienzos.

Salmarina: Pues es curioso, porque empezamos siendo dos, los dos que ves aquí, luego a posteriori fuimos tres, pero debe ser algo premonitorio porque empezamos dos y terminaremos dos, bueno no es que vayamos a terminar ahora jajaja, pero parece ser  que nuestro destino está escrito. Empezamos siendo muy niños, con muchísima ilusión, y con muchas ganas de grabar un disco, y tuvimos la suerte de que Manolo Marvizón se fijara en nosotros y nos grabara nuestro primer trabajo en los estudios de Alta Frecuencia para la casa de discos Pasarela.

A raíz de ahí, a nosotros nos unía una gran amistad con Évora, que tocaba la guitarra en un grupo que se llamaba Los Sanluqueños, teníamos 13 o 14 años entonces y ya él siguió su andadura tocando el piano y componiendo a grupos de la talla de Los de la Trocha o Hermanos Reyes, y junto a su hermano Isidro Muñoz , que no se nos quede en el tintero, decidieron grabarnos un disco. Recuerdo que fue con Ariola, que ahí en ese disco el que más hincapié hizo fue Isidro, que es fundamental, tanto como Évoras. Y después formaron su propio sello discográfico, Duende.

MC: La idea de fusionar el flamenco con la sevillana ¿De quién fue?, ¿De Sal Marina, de Évora? Además eso os abrió unas puertas increíbles, creo que incluso fuisteis disco de oro y hasta de platino.

Salmarina: Fue idea de Évora y esa fusión es lo que marcó nuestra personalidad aunque el disco de platino fue con nuestro primer trabajo “las sevillanas de Sal Marina”, donde vienen temas como “Ay, mi paloma, Soy libre” porque vendimos 50000 copias, (disco de oro), pero lo barato también vende, en gasolineras, etc, y baratos vendimos otras 50000, 100.000 copias al final con lo cual fuimos disco de Platino.

MC: Y ya después imparables trabajasteis muchísimo fuera de España también.

Salmarina: En Nimes, sobre todo en fiestas taurinas, pero no hemos trabajado mucho fuera, fíjate no hemos parado, pero siempre en España aunque hace dos días nos han vuelto a llamar para ir a Nimes otra vez en Diciembre.

MC: Y luego, de repente, pega la sevillana un bajón, inexplicablemente enorme y no sabemos por qué, y se pone de moda el flamenco y en algunos sectores comentan que la sevillana es un cante menor, que no tiene cabida en la Bienal, por ejemplo. ¿Cómo os afectó a Salmarina esta crisis de la sevillana, unida a la crisis del disco, además. Os afectó laboralmente, trabajasteis menos?

Salmarina: Afortunadamente a nosotros no nos afectó demasiado. Seguíamos trabajando y grabando y además, no podemos quejarnos porque hemos hecho tres Bienales. Creo que somos el único grupo de sevillanas que ha trabajado en la Bienal y en tres ocasiones además, con lo cual nos sentimos unos privilegiados en ese sentido, la verdad. Que no tenga la sevillana cabida en la Bienal, yo creo que es una decisión de los organizadores desde luego.

MC: Qué opináis vosotros de que los flamencos piensen que la sevillana es un cante menor, aunque no esté fusionada con flamenco. Lo que viene siendo la sevillana de toda la vida.

Salmarina: Eso es personal, todo el mundo no opina igual.

MC: A mí me interesa la vuestra ¿Qué pensáis vosotros?

Salmarina: Habrá mucha gente que no nos relacione con el flamenco, pero de hecho, nosotros tenemos infinidad de seguidores artistas flamencos, incluso Camarón de la Isla cantó en la película de Carlos Saura nuestras sevillanas y las bailó Manuela Carrasco, además, Isidro ha hecho muchísimas sevillanas por alegrías, por soleá.

MC: Pero mi pregunta es: una sevillana que no esté fusionada con flamenco, lo que viene siendo la sevillana corralera de toda la vida al compas de tres por cuatro, ¿La consideráis un cante inferior?

Salmarina: Yo creo que no existe cante menor, o cante mayor. Yo creo que hay cante de calidad y depende de quién la interprete. Una sevillana bien dicha le gusta a todo el mundo. El famoso, “lo tiré al pozo, mi alma”, por ejemplo, bien dicha y bien cantada, suena de otra manera. Claro que sí.

MC: Hay un intento de volver a revivir las sevillanas. Este año se ha puesto en la Feria de Sevilla un escenario enorme, Canal Sur por fin ha dedicado un programa solo de sevillanas, que presenta mi admirada María del Monte, aunque ha recibido bastantes críticas en las redes por algunos sectores, pues lo ven mas como un reality que como un programa serio de sevillanas, pero la verdad es que es líder de audiencia. ¿Cómo lo veis vosotros? ¿Creéis que perdurará?

Salmarina: Líder de audiencia seguro, tampoco hay mucha competencia, la verdad. Luego llama la familia de los chavales que están concursando, en fin lo de siempre, pero bueno se ha puesto de moda, pero esta serie de programas acaba y se esfuma. Desgraciadamente desparecen, como despareció la copla, ojalá me equivoque y sea un trampolín para más ideas. Nosotros creemos que todo lo que se hace bien, tiene futuro. Todo. Pero hay que hacerlo bien. Como en las grabaciones. Igual. Hubo un tiempo en que todo el que pasaba por la puerta de un estudio grababa y venían con 1.000.000 de las antiguas pesetas, y grababan. Llegó un momento en el que se saturó el mercado también. Y grababa cualquiera. Y eso unido a la crisis del vinilo, saturaron el mercado también.

Al igual que existen en el anonimato grandes artistas cantando por los bares, que no tienen dinero para pagarse un disco ni la suerte de que alguien los descubra y son tan profesionales como los que están arriba. Y pasan sin pena ni gloria. Pero esa es la vida.

Ojalá que el programa, repito, sea un trampolín para nuevos programas y las sevillanas recuperen el sitio que les pertenece.

MC: ¿Qué os queda por hacer que no hayáis hecho en el mundo de la música? Por ejemplo, grabar un disco sólo de flamenco, tocar otras vertientes, no sé, ¿Qué os gustaría?

Salmarina: No nos gustaría cambiar el estilo nuestro. Lo que sí nos gustaría es volver a grabar un disco otra vez con Évora e Isidro. Sería un fin de fiesta espectacular. Pero no cambiar el estilo que nos gusta y sabemos hacer.

MC: Muchísimas gracias por habernos concedido esta entrevista en el camerino de la Plaza del Altozano. Decir que pusieron Triana bocabajo, lleno absoluto, más de hora y media sin parar de cantar y Sevilla escuchando, tarareando y hasta bailando los temas que jamás pasarán de moda. Temas como “Mi vida es Mía”, “Soy libre”, “Guadalquivir”, “Serva la bari” y tantos éxitos maravillosos y bien dichos, con sus voces tan flamencas, con el corazón y sentados en su silla, como es su sello, el sello de los revolucionarios de las sevillanas. Nos dejaron su aroma de Bajo Guía, el olor a Sanlúcar de Barrameda, donde muere nuestro río Guadalquivir. Gracias Salmarina. Gracias por existir.

 

Imprimir

1 Comentario

  1. Muy buena entrevista Carmen,muy profesional,valiente…y sabiendo muy bien de lo que hablas.Felicidades corazon!
    Y “chappo” para Sal Marina,un sello y una forma de cantar inimitables. ¡ole por ellos!

Dejar respuesta