Rafael Gordillo, “El vendaval del Polígono”

0

Rafael Gordillo, el “ Vendaval del Poligono”, el de “las medias caídas”, el lateral izquierdo del Real Betis Balompié, del Real Madrid y de la Selección Española. El “niño de la riada y del refugio”,como lo bautizó en una ocasión mi admirado Antonio Burgos.

La trayectoria profesional de esta estrella del deporte es archiconocida por todos los aficionados al fútbol o no. Único jugador español en la lista France Football de los 30 mejores jugadores del mundo, undécimo en la lista del Balon de Oro, mejor jugador de la liga 78/79 por la revista Don Balon, parte relevante en la “ Quinta del Buitre”, 1 Copa UEFA, 5 ligas, 1 Copa del Rey, Medalla de Andalucia , Medalla de Oro al mérito deportivo, y no pararía enumerando sus éxitos.

Pero vamos a conocer un poco su lado mas humano y familiar. Este sevillano (aunque nació en Almendralejo) que veranea en Matalascañas, es hermano de Los Gitanos y queridísimo en el Polígono de San Pablo, sigue siendo tan cercano y sencillo como siempre, siendo fiel a sus costumbres.

CS: Rafael Gordillo, ese niño que jugaba al fútbol en nuestro barrio, el Poligono de San Pablo, con sus amigos de siempre,  un día tuvo la oportunidad de sustituir nada mas y nada menos que a Julio Cardeñosa en ese famoso Betis – Burgos. ¿Qué queda de ese niño del Polígono?

RG: Ese niño todavía esta en mí y tengo recuerdos muy emotivos porque pasé todo ese tiempo, toda esa infancia, jugando al fútbol allí, en mi barrio, hasta que debuté en el Betis el día contra el Burgos, supliendo a Julio Cardeñosa. Para mí ha sido una de las cosas mas bonitas que me han pasado en la vida y todavía siento añoranza de cuando vivía en el Polígono, con mis amigos de siempre. Todo eso lo recuerdo con mucho cariño.

CS: Lo de las “medias caídas” ¿Fue una casualidad, marketing o simplemente es que jugabas mejor con las medias de esa forma?

RG: Lo de las medias caídas es porque cuando jugaba en juveniles, en el segundo tiempo en un partido que hacia muchísima calor y empecé a cansarme, me dio por bajarme las medias y vi que me respondió el cuerpo. Seguí corriendo y jugando incluso mejor. Volvió a pasarme en tres o cuatro partidos más y noté que me aliviaba y corría más. A partir de entonces, no volví a subirme las medias porque me sentía más comodo y veloz jugando.

CS: Siete años viviendo en la capital de España cuando jugabas en el Real Madrid. ¿Qué es lo que echabas más de menos de Sevilla? Imagino que la Cruzcampo seguro, jajaj y nuestras tapitas…

RG: Bueno, tú lo has dicho. Me hizo una entrevista en el Marca, la primera que me hicieron en Madrid, un periodista de Sevilla y me hizo la misma pregunta y le contesté que sobre todo echaba de menos a mi familia, a mis amigos, y, por supuesto, la Cruzcampo. Antes me gustaba la cerveza, ahora no me gusta tanto, y tuvo tanta repercusión que hasta me dieron el monolito de la Cruzcampo. jajaja me lo regalaron porque en Madrid lo que había era Mahou jajajaja.

CS: Me consta que te encanta la Feria de Abril. En más de una ocasión hemos coincidido y que además tienes una caseta en la Feria: la Peña Betica de Rafael Gordillo. Incluso tocas la guitarra y cantas. Hasta grabaste un disco con jugadores del Sevilla, como Curro San José. Cuéntame.

RG: Bueno, tocar la guitarra…sí, toco un poquito. Sé algunas notas y canto,pero por sevillanas y rumbas, tú sabes los cantes de la tierra, de nuestra ciudad. Hasta grabamos un disco en el que había jugadores del Sevilla, algunos del Betis, un amigo mío también que cantaba, que se llama Ricardo, nos dijeron que grabáramos y bueno, pues sí. Nos lanzamos a esa aventura y fue una experiencia preciosa.
Con respecto a la peña bética  te diré que fue mi primera peña y por supuesto me siento orgullosísimo de sus componentes, de sus socios.

CS: Antonio Burgos te bautizó en su dia como el “niño de la riada y del refugio”, porque, aunque naciste en Almendralejo, viviste mucho tiempo en la Puerta Osario hasta que os dieron el piso en el Poligono de San Pablo. Eso te vinculó mucho a tu Hermandad, que es la mía, la del Cristo de Los Gitanos, de la que fuiste costalero durante 14 años. ¿Sigues teniendo relación con la Hermandad o con los costaleros?

RG: Yo nací en Extremadura porque mi padre jugaba en el Extremadura, pero a los ocho días de nacer ya me trajeron a Sevilla. Me bautizaron en la calle Artemisa número seís,  al ladito de donde sale la Hermandad de Los Gitanos. Me crié hasta los ocho o nueve años, que ya nos dieron un piso en el Polígono de San Pablo, aunque antes estuvimos 48 días en el refugio de la cochera de la Puerta Osario. La relación que tengo con la Hermandad ahora es menor, porque estoy bastante liado con el Betis, pero siempre estoy cada vez que me necesitan, mientras pueda, y siempre me tendrán, siempre. Siempre.

CS: Hablando de cofradías ¿Qué te parecen los altercados que están ocurriendo en la Madrugada? ¿Has vivido alguna de las famosas avalanchas? ¿Te pilló la de este año?

RG: No. Me pilló en casa la de este año, afortunádamente, porque hace un par de años que no salgo en Madrugada la noche del Viernes Santo, pero la primera avalancha sí que me pilló debajo del paso del Señor de la Salud, en la calle Orfila, y aquello fue como la película de Jumanji. Fue una noche muy trágica. Gracias a Dios que no hubo ninguna muerte pero fue impresionante la que se formò en Sevilla.

CS: Hablemos de la familia. Tienes cuatro hijas (una de ellas saharaui) y un varón al que nos consta que no le atrae mucho el mundo del fútbol, aunque sí que tienes una de tus hijas, Carolin, que por lo visto ha heredado tus genes y parece ser que tiene intención de dedicarse. Cuéntanos un poco su trayectoria y proyectos.

RG: Yo tengo cuatro niñas y un niño. Una niña saharaui que se llama Maula. Tengo a mi Rafael, a mi Isabelita, a mi Silvia, y a mi Carolina, que es la que parece que ha heredado mis genes. Fue la que jugaba al fútbol y además muy bien, aunque ahora ya no, ya juega por diversión, y como es completa juega también al tenis y al paddel. Ha sido ella y no mi hijo quien heredó esos genes. Pero ya sólo juega por entretenimiento.

CS: Hoy me he enterado que uno de tus compadres es César Cadaval, de los Morancos. ¿Ver un Sevilla Betis con tu compadre cómo es?, con lo sevillista que es ¿os partiréis de la risa no?

RG: Precisamente, mi compadre es padrino de Carolina, tengo dos padrinos de Carolina, Cesar y mi amigo Tomás de Villanueva, y por supuesto que no he visto ni un derby con mi compadre, ni creo que lo vea, es que me niego vamos, jajjajaj. Eso por supuesto, ya tengo yo bastante con verlos solo, jajajajaj.

CS: Y la última pregunta, querido Rafa. ¿Has invitado a algo, no sé  a Cruzcampo con gambitas de Huelva, por ejemplo, al pobre portero de Malta, después del famoso 12-1 del que todavía nos acordamos todos?

RG: Bastante tuvo ya Bonelo con las declaraciones que hizo, porque decía que si le metíamos 11, (antes había que meter 11), se retiraba del fútbol. Bastante tuvo ya el pobre  porque no fueron once sino doce y la verdad, no me hubiera gustado nada estar en el pellejo de Bonelo. Jajaa.

RG: Pues nada Carmen, espero que os vaya muy bien en la revista, sabes que te deseo lo mejor a ti y a todo el equipo de Pasarela del XYZ.

CS: Todo un honor haber entrevistado a este sevillano ilustre, humilde, sencillo, cercano y tan grande. Un orgullo ser de tu barrio y de tu Hermandad, aunque nunca de tu equipo. Esta sevillista que te admira se atreve a decirte: ” VIVA EL BETIS MANQUEPIERDA!!”

Imprimir

Dejar respuesta