Amigos con derecho a roce

0

Hoy en día es muy dado este tipo de relaciones. Está claro que encontrar pareja no es tarea sencilla y que la compatibilidad sexual a veces se encuentra donde menos la imaginamos. Ustedes, íntimos amigos que han compartido miles de momentos juntos, de repente se encuentran liándose en una cama y… ¡Vaya sorpresa! el sexo resulta genial.

Una cosa es un desliz con ese amigo en un momento de debilidad y otra muy distinta es llevar una relación con derecho a roce. El desliz puede pasar de largo, quizá tome un tiempo volver a la normalidad, pero muchos amigos han pasado por eso sin problemas.

Ahora, cuando la amistad se convierte en algo con derecho a roce, sí que resulta importante replantearse algunos aspectos para evitar confusiones, disfrutar del momento y sobre todo, moverse de manera adecuada para que la experiencia sea divertida para ambos y no un martirio. Amigos con los que existe una tensión sexual y por cosas de la vida, deciden darle rienda suelta a la imaginación. Son un peligro que debes evitar, a menos que tengas muy claros los términos.

Consejos para una relación de amigos con derecho a roce:

Hay muchos consejos para que no haya malos entendidos y problemas en una relación de este tipo. Cada persona es un mundo y por ende habrán diferentes opciones, pero algo bueno es intentar salir con alguien con quien no hayamos tenido nada antes, ni alguien de quien ya seamos muy íntimos amigos.

Debemos insistirnos a nosotros mismos que las cosas no se complicarán y no tienen por qué hacerlo. La mente tiene gran parte de la culpa en los malos entendidos. Debemos evitar el contacto más allá del sexo, ejemplo, no enviar más mensajes de texto que los necesarios.

No debes permanecer mucho tiempo en la casa de nuestro amigo con derecho a roce después del sexo, eso podría confundir las cosas. Nada de besos de despedida, ni abrazos ni nada que pueda simular a la relación de pareja.

En la medida de lo posible, debes finalizar este tipo de relación a los tres meses, luego, la familiaridad os hará confundir las cosas. Si crees que estás enamorado del amigo con derecho, debes plantearte verdaderamente si conoces tanto de él o ella como para estarlo.

Debes evitar que entre demasiado en tu vida. Evita que conozca a tu familiares y amigos y vaya a las mismas salidas que tú.

Importante: debes utilizar siempre protección por el riesgo no sólo de embarazo no deseado, sino también de las enfermedades de transmisión sexual. Tu amigo también tiene o ha tenido otras relaciones y no sabes con quién…

La honestidad es fundamental. Son amigos, se conocen, respetan y aprecian, por ello no hay necesidad de mentir. Se trata sólo de sexo, por eso si alguno de los dos conoce a alguien nuevo pueden poner fin a los encuentros sin rencor, pueden dejar de encontrase para tener sexo cuando ambos o alguno lo quiera. La libertad implica honestidad, al no tener compromisos las mentiras no son necesarias.

Los beneficios de un amigo con derecho a roce nos permite experimentar cosas que tal vez no harías con otra pareja. Por ejemplo: un menage a trois

Este tipo de relaciones no son comprometidas, por lo que no nos quitaran gran cantidad de tiempo si tenemos la agenda ocupada y te permitirá conocer a otras personas y a lo mejor, entre ellas, al amor de nuestra vida, sin tener que dar explicaciones.

Es muy útil para aquellas personas que no tienen interés en un compromiso, que les gusta ser solteros/as y sin embargo sí están interesados en tener sexo a menudo. Además, son relaciones ideales en tema de seguridad, ya que nos arriesgamos menos a enfermedades que en una noche loca.

Ojo, que las relaciones de amigos con derecho a roce no están hechas para todos. Si más bien estás buscando una pareja, entonces el consejo está claro: no te involucres en este tipo de relación o acabarás muy liado/a.

Ahora si ya has dado el paso, disfrútalo plenamente ¡y sin complicaciones!

Imprimir

Dejar respuesta