¡Sevilla es verdiblanca!

0

En el fútbol del Betis las casualidades y las suertes no existen. Si el equipo de la Palmera vuelve respirar en la cima de la tabla es por méritos propios, por tratar bien el balón. Es pronto para determinar si el equipo de Setién recorrerá Europa el año que viene, pero a día de hoy las calderas del barco arden con fuerza. El fútbol es «ganar, ganar, ganar y volver a ganar», que diría el Sabio de Hortaleza, pero no de cualquier forma, si es posible hacerlo con criterio y calidad, mejor. Partido a partido, el club verdiblanco va consolidando un brillante juego a base de toque, posesión y golazos.

Sanabria se sube al carro definitivamente, León asiste y marca, y Guardado, en la sala de
máquinas, estuvo ‘cabrón’, que dirían en México. Destacar el trabajo de Fabián, que anotó con la zurda poniendo el Villamarín a sus pies. Javi García otro nombre a tener en cuenta, haciendo a veces de central para favorecer la subida de los laterales.

Partidazo ante el Levante U.D., que estaba invicto hasta este lunes. La emoción contenida
estallaba en las gradas, con un Betis invicto en casa, y habiéndose ya enfrentado a dos grandes como F.C. Barcelona y Real Madrid. El beticismo estaba necesitado de alegrías, de goles y de buenas rachas. Una afición curtida en mil batallas, fiel como pocas, y que nunca se arruga. Más de 48.200 almas al grito de ¡Sevilla es verdiblanca!, sencillamente insuperable, mas los 977.000 espectadores que vieron el partido por la TDT.

Pero bajemos ahora de la hermosa nube del primer párrafo, y quedémonos en la tierra, sin
necesidad tampoco de bajar al infierno. En la nube están aquellos que ya hablan de Europa como un hecho o una necesidad; en la tierra están los que no olvidan de dónde venimos, y saben que esto es una carrera de fondo; y en el infierno están aquellos que aguardan tras una esquina con sus guadañas, esperando cualquier tropiezo para poner a volar los fantasmas del pasado. Próxima parada: Anoeta. Manque pierda, continuará…

Imprimir

Dejar respuesta