El termómetro de Ben-Hur

0

Esta última ola de calor africano, que ya me estoy yo mosqueando y puede que sean olas como los cantes de ida y vuelta, que van y vienen y ya no sabemos si el aire africano viene pacá ..o es el aire miarma sevillano el que le mandamos a los del otro Continente (ahora Carrefour) pallá y es todo un bucle de aire hirviendo que nos azota, como la película aquella de la marmota… decía, que esta última ola de calor ha sido la verdadera estrella del verano. En agosto fue el Levante de seis palitos, que se quedó todo el mes en el litoral gaditano como si fuera el U. D. Levante de furgol haciendo la pretemporada y jugara un Trofeo Carranza inacabable e insoportable, que ha empanado de arena miles de tortillas y estropeado cientos de fiambreras de papas aliñás y caballas con piriñaca…así como medio arruinado a todos los chiringuitos desde Punta Paloma a Valdelagrana…es que el dios Eolo tiene ese malaje el cabrón…con todas sus castas…
Y cuando ya creíamos que habíamos sobrevivido al verano miarma un año más, surgió el llamado calor del membrillo…que culpa tendrá el membrillo como aquél tomate del fandango que estaba tranquilo en la mata, venía un hijodeputa y lo metía en una lata …y nos ofreció 48 horas desesperadas, donde lo importante ha sido poder contarlo como os lo cuento. Noches en que la barrera del sueño era tan alta como la valla de Melilla ( Carmena chocho mira pa otro lao) con sus concertinas afiladas como…¡¡afiladas como concertinas joé!!… Amaneceres en los que el rocío era como la venida a Almonte de la Virgen del Rocío..”Cuando pasen siete años quién te volverá a ti a ver…” ..A las 12:00 el Ángelus era Lucifer y a las 3 de la tarde el microondas gigante de Hispalis entraba en erupción como el Vesubio y dejaba las avenidas y calles como ríos de lava incandescente en las que el alquitrán era mantequilla fundida…y en ese momento…en ese preciso momento en los que en el Averno se estaba más fresquito que en Sevilla, comenzaba la caza…
-¿¿La caza de los #pokemonGo Antonio??
¡¡Que va, que va, que va ..yo leo a Kierkeegard !! (homenaje Faemino y Cansado) a la caza que me refiero es a que salían turistas y nativos miarmas como de debajo de las piedras, bares, toldos de #BreadSquare, cortingleres..etc…para ver quién captaba en una foto el termómetro de la hora y la temperatura, el número más alto de grados…ahí la paciencia es fundamental, muchos no la tienen y comienzan a subir las fotos a las RRSS a los 40 grados…otros, sobre todo los sevillanos, saben esperar la hora en la que el clímax de calor se produce, que suele ser sobre las 19:00 horas chispa más o menos y allá que se hacen el selfie para convertirse en Trending Carajoting y ser Tendencia Local, Regional y Nacional…jugándose que un golpe de calor le endiñe en la nuca como las rentas que nos dábamos tras el pelao infantil y mueran en “la hazaña”.
Las fotos del termómetro de este año han tenido casi todas un denominador común, que llevaban encima de los grados el anuncio del remake del rancio Ben-Hur, aquella película inolvidable de Charlton Heston, con esas Carreras de Cuádrigas que mismamente parecía que estaban corriendo en la SE-30 por lo largos que eran los planos secuencia -creo que se llaman- en vez de estar en El Coliseo Romano. He llegado a sospechar que estos americanos que dominan el marketing como nadie, nos han mandado por algún método que desconozco esta ola de calor septembrino (sin premio) para que fotografiemos los termómetros, subamos las fotos al twitter, facebook, instagram etc y luego se multipliquen en prensa, radio y tv… y le hagamos una campaña publicitaria gratuita del mismísimo carajo…

Lo que sí tengo claro es que como vea Ben-Hur las fotos…Ben-Hur no vendrá a Sevilla ni amarrao… preferirá quedarse remando en esa barca romana que a golpe de tambor tocado con ritmo, pero sin el arte de nuestro Armao Romano Hidalgo de la Centuria, lo hacía sudar la gota gorda en el primer Ben-Hur … Palabrita del Niño Jesús.

Imprimir

Dejar respuesta