El intenso (Fantasía cofrade a pie de playa)

0

El leve susurro de las olas acercándose hasta mis tobillos extensos en la orilla se ve alterado por una musiquilla que se me antoja conocida. Alguien Silba “Costalero del Soberano”, con una camiseta del Rancio, del de Manuel Arellano no del que pinta de sonrisas mi biblioteca más friki. El motivo de la camiseta, la silueta del Cristo atado a la columna de las Cigarreras. Viene con su compadre, el típico Juan, que retratara el Selu y que entre sonrojado y expectante espera que acabe el solo silbado para que su compadre entre con el izquierdo en el agua.

– Ves compadre, aquí fresquito con los pies en el agua antes de irnos para almorzar y dormirnos una siesta que ni la trasera de Montesión; y qué mejor que hablar de cofradías en este sitio. Así te demuestro que lo de la Madrugá no pudo ser así como dicen. Tú ves la ola venir, ¿ves la señora del bambito y la hamaca?. Verás como levanta los pies antes de que llegue el agua.
– Pero entonces compadre estás dando por bueno lo del efecto dominó.
– No me tergiverses. Yo digo que tú no levantas los pies hasta que no ves venir el agua.
-Cuanto sabes compadre.
– Estamos en una sociedad sin valores y lo que nos importa es lo nuestro ‘na’ más. Y si se cargan la semana Santa, ‘pos’ se la cargan. Si en Sevilla el PIB debía de llamarse el PIC, y el concejal de trabajo debía de ser presidente del Consejo de Cofradías, ‘pa’ gestionar todo lo que genera lo sacro.
– Hombre, compadre, no estoy yo mucho contigo en eso.
– La Semana Santa generó en 2017 unos 300 millones de euros de manera directa, ‘pos’ la ampliamos y así metemos todas las vísperas.
– Hombre compadre todas,…todas, no se yo Torreblanca. Por la distancia vamos.
– Avenida Andalucía ‘palante’ y están en la Alfalfa en tres horas.

El compadre quedó en silencio después de aquella extraña hipótesis.

– Compadre aquí la gente se gasta menos en parte de arriba de bikinis que el San Pedro de la Cena en gomina.
– Hay alguna más ‘apretá’ que la Cruz de la Quinta.
– No me seas irreverente que no te pega nada y vamos ‘pallá’ que ya se me ha secado el ruán del bañador.

Imprimir

Dejar respuesta