Puente y final

0

Se iba el día por el Aljarafe sevillano. Se perdían los sueños diarios para llegar al descanso. El cielo dorado y pardo caía sobre el puente.

Imprimir

Dejar respuesta