En carga y descarga

0

Que le hayan tirado un decreto ley al Gobierno de Mariano Rajoy dice mucho de lo poco que están acostumbrados a negociar los dos grandes partidos. Fuera de los nacionalistas ni el PSOE ni el PP han tenido nunca otros interlocutores. Ninguno de los dos asumen que es muy complicado que vuelvan las mayorías, ni absolutas ni relativas. La corrupción se ha encargado de ponerlos en su sitio.

Eso no quita que la sociedad no se pregunte atónita como puede existir en nuestros días, cuando la crisis se ha llevado por delante los derechos de tantos trabajadores y colectivos, un corporativismo tan arcaico como el de los estibadores. Grupo cerrado, privilegios de herencia y sueldos que no ya no sueñan en España ni profesionales con dos carreras universitarias. Mientras nuestros jóvenes formados tienen que salir fuera de España para encontrar un trabajo semi digno, ellos ningunean al Gobierno y rechazan propuestas como prejubilación a los 50 años con el 70 por ciento de la pensión. La cara de lelos que se les debe de poner a los que tienen que cotizar hasta los 67 años para no perder la paga de jubilado debe ser inenarrable.
Todos los derechos laborales son negociables pero intentar pasar estos por privilegios no es de recibo. Mariano Rajoy tenía que haber tenido más manga ancha y llegar a un acuerdo de máximos con todos los partidos políticos en el tema de los estibadores. Si en un tema donde las partes parecen estar tan claras como en esta no han llegado a un acuerdo ni con C`s ni con el PSOE, ¿cómo va a sacar adelante los Presupuestos del Estado? Un Gobierno en minoría no puede estar en continuo estado de carga y descarga, amenazando veladamente con nuevas elecciones, haciendo bandera de que ellos son el mal menor, y tomando a sus electores por tontos. O se pone al frente de la situación o cualquier contratiempo les debilita dando una imagen de fragilidad y provisionalidad poco conveniente para la tan cacareada recuperación económica.
Imprimir

Dejar respuesta