Víctor no huye de los temas candentes: Jonas, Ceballos, fichajes

0
Víctor habla de todo.

Víctor Sánchez del Amo fue entrevistado por el programa que Betis TV emite los lunes a las 22.00. El madrileño no se dejó nada en el tintero y abordó muchos aspectos interesantes de la actualidad bética.

Todos los equipos de la entidad ganaron este fin de semana: “Los deseos de Reyes Magos de todos los béticos se han cumplido. Así se empieza un año. Vamos a ver si le podemos dar mucha continuidad durante todo el 2017”.

Runrun en la grada ante el Leganés: “Ese nerviosismo existe en todos los estadios cuando el resultado es incierto. Todas las aficiones quieren ganar y, cuando eso no se está dando, pues existe esa tensión, es normal. Esa tensión que hay en la grada también la tenemos abajo en el campo. La tienen los jugadores y la tenemos en el banquillo los técnicos. Porque con un resultado de empate, en casa, cuando nuestro objetivo es ganar, esa tensión se tiene. El partido estuvo muy controlado, estamos muy contentos después de haber analizado en vídeo las imágenes del partido de ayer por la tarde. La verdad es que estamos muy satisfechos porque estamos viendo síntomas de crecimiento del equipo, tanto en el aspecto defensivo como en el ofensivo. En líneas generales, el equipo ayer compitió muy bien. Hubo fases en las que fue difícil generar juego de ataque a base de buenas combinaciones porque, entre otras cosas, los rivales también juegan, y el Leganés es un especialista en defender. Nos dificultó mucho, sobre todo en la primera parte, en nuestros inicios organizados, pero el equipo tiene más recursos. Estamos trabajando para ello, para poder llegar cerca del área rival con juego más directo, con zonas de llegada de segundas jugadas. Creo que fue la principal diferencia entre la primera parte y la segunda, que ese dominio en la primera parte nos costó concretarlo con buenas finalizaciones y nos faltó ese último pase de calidad. En cambio, en la segunda parte sí que aumentó nuestra eficacia en ese sentido y fue la que nos permitió ponernos por delante en el marcador y luego sentenciar el partido, que debimos hacerlo antes”.

Cambio táctico de demarcación de Ceballos tras la primera mitad: “Jonas ya estaba jugando adelantado. En la primera parte se estaba produciendo una situación de defensa hombre a hombre cuando nosotros tratábamos de iniciar el juego. Entonces, como no apretaban a Adán, se generaban pares en todo el campo y era difícil encontrar un hombre libre en el campo para poder generar circulaciones. Eso nos obligaba a utilizar un juego más directo. Lo que hicimos en ese segundo tiempo fue retrasar un poco más a Dani, porque se quedaban en la primera parte muy lejos nuestros centrales de los centrocampistas y no había líneas de pase claras con las que poder combinar. Al traer a Dani a esa zona generábamos superioridad y entendíamos que con su defensa de cinco no iban a saltar a perseguir a uno de nuestros centrocampistas. Pudimos liberar un poquito más a Dani para que recibiera, para que pudiera generar circulaciones de balón y pudiera filtrar esos pases de tanta calidad que tiene para poder conectar con nuestros jugadores de ataque, entre ellos Jonas. Para nada le retrasamos. De hecho fue protagonista de alguna de las jugadas más claras de la segunda parte”.

¿Cree que es las posicoin idónea para Jonas?: “Creo que reúne las condiciones perfectas para jugar en esa posición y es un futbolista muy completo. Aparte de aportar todo lo que nos aportó en el aspecto ofensivo, también dio un gran trabajo en el aspecto defensivo. Hablamos con todos los jugadores desde que hemos llegado para conocernos lo más rápido posible. Ver sus cualidades, que ya las vemos entrenando, más lo que conocíamos de antes y sus propios deseos de donde se sienten más  cómodos. Todos tenemos claro que esa es la posición más adecuada para Jonas”.

¿Cuánto hay de diferente a analizar el partido durante su disputa a hacerlo al día siguiente con el vídeo?: “Obviamente, cambia, hay mucha más riqueza. No es lo mismo el análisis en caliente, a pie de campo. Cuando lo ves en vídeo, te aseguro que son más de 90 minutos, son como 180. Le vas dando para adelante, para atrás. Miras donde está el balón, luego miras lo que pasa en las zonas donde no está el balón. En cada secuencia te fijas donde está el balón pero quieres ver todas las líneas para ver lo que se va trabajando, para buscar correcciones que trabajar. Hay mucha más información”.

¿Cuándo analizó el partido?: “En este caso, ayer por la noche. Con el horario en que nos tocó jugar tuvimos tiempo. Llegué a casa, pude ver los partidos que quedaban de la jornada y cuando terminó el último, el Villarreal-Barça, cuando terminó ese buen partido, qué mejor que volver a ver el nuestro para irnos a dormir con esas ideas en la cabeza. Mientras uno está durmiendo, la cabeza también funciona”.

¿Qué observa de cambio en el equipo, para mejor?: “Sobre todo, que fuimos muy competitivos y muy equilibrados, y eso es muy importante. El Leganés apenas creó situaciones de peligro. Las dos o tres que tuvo fueron propiciadas por erros nuestros en entregas, que cuando quieres jugar desde atrás se asumen estos riesgos. Pero no queremos ser un equipo que tenga muchas situaciones de riesgo de ese tipo. Yo las llamo negligentes. Los equipos que juegan de esa manera no entenderán que es negligencia pero nosotros tratamos de ser precavidos en ese aspecto y jugar cuando haya buenas situaciones de pase. Creo que el equipo ayer estuvo muy bien en el balance de ataque y defensa. Sin conceder ocasiones claras, controlando el juego. Nos faltó un poco más de claridad en la circulación de balón, pero también tiene que ver mucho la organización defensiva de nuestro rival. Sobre todo, que los goles vinieron de situaciones que estamos trabajando en los entrenamientos, muy claras. Una es muy clara a nivel ofensivo, como es el primer gol, con una buena circulación de balón y buenas posiciones de juego entre líneas que generan opciones de pase para un gran pasador como es Dani Ceballos y que conectó muy bien con Rubén. De hecho, comentaron los propios jugadores que la jugada había salido calcada en el entrenamiento del jueves en el partido que organizamos con el filial. Luego, el segundo gol viene de una situación defensiva muy buena, con algo que hemos estado trabajando mucho esta semana que es la salida del equipo cada vez que el rival vaya jugando hacia atrás, que es producido por una buena presión de nuestros jugadores más adelantados, para no quedarnos atrás e ir recuperando metros. Eso provocó la situación de ese segundo sol de la tranquilidad. Sobre todo eso, que vemos que los jugadores van creciendo a nivel individual y que, a nivel colectivo, se va funcionando bien como equipo y vamos eliminando errores que nos han penalizado en los encuentros que hemos perdido. A nivel defensivo, el equipo estuvo muy bien. La defensa a balón parado fue muy rigurosa, no hubo desatenciones en las marcas. La eliminación de Copa vino producida por situaciones de ese tipo. Nos faltó efectividad en las buenas situaciones que creamos, sobre todo en esa primera parte en La Coruña, y nos penalizaron desatenciones. Ayer conseguimos que eso no se produjera”.

Una pretemporada improvisada para usted…“Es así y nos tenemos que adaptar. Forma parte de nuestro trabajo, adaptarnos a los contextos en que nos toque trabajar. No hemos entrado en el Real Betis Balompié en un contexto en que podamos hacer una planificación de plantilla y tener un periodo preparatorio antes de empezar la competición. Nos ha tocado el otro contexto que existe en el mundo del fútbol para los entrenadores, que es entrar con una competición en marcha con una dinámica que no es positiva. Hay que adaptarse a eso porque lo que se viene es a aportar soluciones. No vale de nada buscar lamentos o excusas de que no se ha podido organizar nada antes. Hay que poner el foco para encontrar soluciones cuanto antes y aprovechar al máximo el tiempo para reconducir situaciones que se dan cuando se produce el cambio con una temporada en curso”.

Celebración efusiva del gol de Piccini:“En el primero estuve más tranquilo. El de la rabia es el segundo porque ya sueltas un poquito esa tensión porque ya es el de la tranquilidad, en el primero todavía queda mucho. Es lo que hablábamos antes. Esa tensión que existe en todos los que queremos sacar el resultado cuanto antes, pues también está ahí abajo. Yo soy una persona que controlo bastante las emociones y es difícil verme gesticular, pero a veces me dejo llevar”.

Discusión con el cuarto colegiado: “Sí, porque hay situaciones, sobre todo de aplicación del reglamento… Yo no pido que me den nada, solo que se aplique el reglamento con rigurosidad. Hay una situación que se daba ayer en los saques de banda que, desde mi punto de vista, Bustinza hacía falta en muchos saques de banda. Es un jugador que lanza muy lejos pero tienes que estar con los dos pies posicionados para que el lanzamiento sea legal. Si levantas el pie de tras estás cogiendo más impulso, y eso tiene que ser sancionado. Eso es aplicar el reglamento. Se produjo varias veces y yo avisé al cuarto árbitro para que se lo comentase al juez de línea. Se lo comenté también al juez de línea pero no tuvimos suerte”.

Penalti sobre Durmisi: “Todos los árbitros son humanos. Es una labor muy difícil la del arbitraje. Yo lo digo muchas veces y lo diré siempre. No hemos tenido hasta ahora suerte, entendiendo la suerte como el porcentaje de acierto que tienen los árbitros como seres humanos. Nosotros, hasta ahora, con ese porcentaje acierto, no hemos tenido suerte. Recuerdo el día del Celta, el día del Alavés, que hubo un penalti clarísimo a Ceballos antes de acabar la primera parte. La jugada de ayer de Durmisi. En la Coruña hubo también dos penaltis, uno a Álex Alegría y otro a Tonny Sanabria. No hemos tenido suerte. Esa es la suerte, que el árbitro tenga el acierto en esa jugada. La de ayer de Durmisi está encima, pero es verdad que está sobre la línea y depende de que le pille al árbitro mirando el píe que está apoyado o pierde la atención un segundo y está mirando la rodilla del jugador en vez de al pie. Ahí ya tiene la duda. El jugador cae fuera. Son jugadas que se producen de manera muy rápida y son muy complicadas. Esperemos que nos cambie la suerte y lo que es nuestro, nos lo den”.

¿Se debía cambiar la dinámica como local. Cierto?: “Lo primero es nuestra afición. Nuestra afición desde el primer día tuvo una predisposición muy positiva y eso es importantísimo. Lo que hemos querido es darle argumentos a nuestra gente para que esté contenta con el equipo y vayan al campo con esa ilusión que debe tener toda afición. Está siendo muy positivo y, como he dicho muchas veces, es un reconocimiento a los jugadores porque trabajan semanalmente con gran dedicación. La mayoría de los entrenamientos son a puerta cerrada, pero cuando las abrimos también pueden ver eso mismo los propios aficionados. Esa dedicación se plasma luego en los partidos. Podremos tener momentos más o menos acertados de juego, pero la dedicación e implicación de los jugadores es absoluta y eso al final engancha. Si además sumamos que el equipo va adquiriendo unos conceptos con el nuevo sistema e idea de juego y una organización que nos permite mejorar los números competitivos, es la línea de crecimiento de la que hablamos. Crecemos y seguimos creciendo, a la vez vamos compitiendo y no queremos parar de crecer porque entendemos que tenemos un equipo con un potencial de crecimiento importante”.

Equipo invicto en casa desde su llegada…: “Todo siempre es mejorable y somos los primeros que siempre vamos diciendo que queremos más. Estamos contentos porque mucho más que los resultados, está la línea de trabajo y de crecimiento. Lo que a la larga te dará el puesto que ocuparás al final en la clasificación son los conceptos, el trabajo, los hábitos que generes. De manera puntual puedes tener buenos o malos resultados que muchas veces se pueden producir incluso por cuestiones de azar, pero tenemos que poner el foco en el trabajo y en que se vea que el equipo tiene una línea de juego clara que le permita ser competitivo. Eso nos deja contentos, pero todo es mejorable y seguiremos haciéndolo. Tenemos muchísimo por delante aún”.

Sistema de juego: “Lo hablamos en la entrevista que hicimos nada más llegar, hay una ecuación que es la verdadera matemática del fútbol: enfrentar los goles a favor y en contra. En base a eso hay que tratar de marcar más goles que el rival para ganar los partidos. Y para marcar goles hay que hacer ocasiones, y para que no te los marquen evitar que te las hagan. Con eso trabajamos. Si consigues dejar la portería a cero tienes un punto asegurado y si encima haces gol vas a sumar de tres en tres. Ese es el ideal, no es tan fácil, pero no tiene que ver dentro o fuera de casa. Es el ideal para casa y para fuera, y eso buscamos. En los partidos que hemos jugado fuera, a pesar de no haber conseguido ningún resultado positivo, hemos tenido momentos de muy buen juego y hemos sido capaces de generar ocasiones muy claras. Nos ha faltado acierto para materializarlas y nos hubiera permitido puntuar, conseguir victorias o pasar la eliminatoria de Copa del Rey. Si hubiéramos reducido, además, las situaciones en contra con desatenciones en marcas, que es lo que más nos ha penalizado, estaríamos hablando de otra cosa. La línea de juego, que es a lo que nos agarramos mucho más, está siendo positivo y no hay una gran diferencia entre casa y fuera. Obviamente, pasas por momentos en los que los rivales en su campo tienen más tiempo el balón o tienen más capacidad para dominar, pero hemos sido capaces de tener el balón en La Coruña mucho más que el Deportivo, un equipo que está dominando los partidos en posesión desde hace jornadas. En casa del Alavés también hicimos una segunda parte en la que monopolizamos el balón y jugamos en campo contario. En Éibar el partido estuvo muy marcado por la expulsión en el minuto 15. Vamos a seguir creciendo tanto dentro como fuera. En cuanto al sistema, por supuesto que todo es negociable. Buscamos ser competitivos y entendemos que este sistema encaja bien con las características de la plantilla que tenemos. El día que jugamos contra el Athletic de Bilbao en casa hicimos una modificación. En función de esas características peculiares que tiene cada rival y que surgen del estudio que hacemos de cada uno, puede que haya modificaciones de un partido a otro para, desde el punto de vista defensivo, protegernos de las virtudes del rival; y, desde el punto de vista ofensivo, sacar ventaja de sus debilidades”.

¿Cuál es el método para mejorar las marcas?: “Generando el hábito de la concentración. Los conceptos que repetimos constantemente desde nuestra llegada son atención y esfuerzo. Se suele decir que no son conceptos negociables, pero es que van unidos al máximo rendimiento. Tratar de estar lo más cerca posible del cien por cien de atención y esfuerzo está muy ligado a competir bien. ¿Cómo se consigue eso? Entrenando con atención, evitando despistes e insistiendo mucho. Nuestra dinámica de trabajo va mucho por ese camino. Hay reuniones, muchas charlas, vídeos y ejercicios que requieren de la atención para que se realicen bien. Estamos constantemente repitiendo ese mensaje porque un momento de despiste en un partido en la máxima competición, con el máximo nivel en el que estamos en LaLiga, supone poder recibir un gol o poder marcarlo. Hay otra frase que repetimos también a los futbolistas: ‘las cosas se pueden hacer de muchas formas y hacerlas bien es una de ellas’. ¿Por qué no vamos a ponernos a hacerlas bien desde el primer momento? Si lo haces mal o regular hay que repetir y repetir. Pongamos atención para hacerlas bien y no tener que repetir. De esta manera se trabaja la atención. Los ejercicios en sí requieren de atención porque tienen unas reglas. Sobre todo, repetir el mensaje y generar ese hábito”.

¿Le está costando inculcar ese hábito?: “No, hay muy buena predisposición al trabajo. Y además es algo que no descubrimos nosotros, tener buena atención es importantísimo para lo que quieras hacer. No descubrimos nada con la atención y el esfuerzo. Estoy seguro de que todos los cuerpos técnicos le piden eso a sus jugadores. En la transmisión de esos conceptos cada persona somos diferentes, la diferencia está en el conectar de una manera u otra en un momento u otro con tus jugadores. Estar muy encima genera esos hábitos también”.

¿Qué objetivo se marca para con la clasificación?: “La clasificación importante es la de final de temporada. Nosotros miramos al inmediato rival y vemos una oportunidad para ganar tres puntos. Estar a tres puntos del octavo clasificado es una buena noticia para hablar durante la semana pero ese no es nuestro negocio, nuestro negocio deportivo es la clasificación final. Queremos que sea la más alta posible y, para ello, tres puntos cada semana. Es otra cosa que no hemos descubierto nosotros. Parece que es la filosofía del ‘Cholo’ Simeone, al que se le pone esta etiqueta, pero yo recuerdo con Jabo Irureta de entrenador que era eso lo que nos decía cada semana. Si sumas de tres en tres, acabarás lo más arriba posible. Y esa es la idea. Si cada semana estás con que si ganas te sitúas en tal posición, tu atención no está al cien por cien en el trabajo para el partido. Tienes que poner toda la atención en el encuentro siguiente. La clasificación es una consecuencia de cada partido”.

¿Eso es para huir de la confianza?: “No se trata de huir. Nos concentramos en lo que entendemos que realmente es productivo para el negocio deportivo del equipo, que es lo que nos interesa, el máximo rendimiento. Toda nuestra atención, y tratamos de llevar a los jugadores a eso, es al trabajo diario, a prepararnos muy bien en lo físico y en lo táctico en cada partido para poder conseguir los resultados que nos permitan estar lo más arriba posible. Si nos aislamos de todo ese entorno mediático que forma parte del otro fútbol externo y que puede despistar, ya sea con azúcar o ‘palos’, no nos ayudará a competir mejor. Nos tenemos que centrar en lo que nos ayuda a competir mejor”.

Ceballos: “Siempre decimos que lo principal es el equipo. Gracias a toda la estructura colectiva y el trabajo de todos en lo defensivo y lo ofensivo podemos aprovechar las grandes individualidades que también tenemos. En un ambiente de trabajo en equipo y solidario donde todos nos ayudamos el talento individual se multiplica. Eso es lo que tratamos de fomentar, estamos muy contentos de gozar de todas las individualidades que tenemos. Dani Ceballos es un ejemplo de todas las que hay en el equipo. Está destacando mucho no solo en el aspecto ofensivo, que es una de las principales virtudes que siempre se ha destacado de él ya que tiene mucha calidad, talento y una visión de juego tremenda, sino también lo está haciendo en el trabajo defensivo donde hasta ahora nunca se le había destacado. Está demostrando que tiene una capacidad para recuperar balones de primerísimo nivel”.

¿Cree que está madurando?: “Habría que matizar lo que es la madurez. A la edad que tiene y con lo que lleva hecho por detrás y lo que le queda por delante tiene mucho recorrido todavía. Está ahora en un momento muy óptimo de rendimiento, pero con el potencial suyo tiene que exigirse aún más”.

Tiene proyección…: “Todos los futbolistas deben tener esa mentalidad. Si eres realista con tus propias condiciones sabes hasta dónde puedes llegar o por lo menos ajustas esos objetivos. Nadie tiene que renunciar a nada. A base de esfuerzo, trabajo y dedicación se puede llegar hasta casi donde uno se plantee. A lo mejor no llegas porque te has puesto una meta demasiado alta o utópica, pero te vas a quedar cerca y vas a estar satisfecho porque has puesto todo de tu parte para alcanzar tu máximo rendimiento”.

¿Cómo afecta la lesión de Sanabria al juego?: “Para nada. Álex Alegría no tiene las mismas características Álex Alegría que Sanabria, pero del mismo modo que Rubén Castro tiene las suyas o Nahuel o Zozulia. Todos son absolutamente compatibles entre ellos, lo que tratamos con nuestra forma de jugar es aprovechar las virtudes de todos, de las características especiales que los hacen diferentes. No hay que modificar nada de la forma de juego, al revés. En nuestra idea de juego y propuesta ofensiva los jugadores tienen absoluta libertad para explotar el talento de forma individual. No le vamos a Álex Alegría que tenga la explosividad de Sanabria porque no es una característica suya, pero tiene otras muchas cualidades que son espectaculares y ayudan mucho al equipo”.

José Carlos: “Es otra de las cosas que repetimos a los jugadores, no permitimos que no se intente. Los errores se van a dar, forman parte de este juego. Es imposible hacer un partido perfecto y que nadie se equivoque. Lo que no podemos permitir es que por tener miedo a equivocarnos no intentemos las cosas. Para conseguir algo hay que intentarlo. En esa línea va lo que estamos hablando de inicios de juego cuando queremos jugar en corto. Son situaciones en las que los rivales también te estudian, vienen a apretarte arriba y se pueden producir pérdidas. Vamos a seguir insistiendo en nuestro trabajo para mejorar en ese aspecto y aprovechar las cualidades de los jugadores que tenemos para ser lo más seguros en esas situaciones. Se van a dar pérdidas, pero seguiremos intentándolo”.

Fichajes en el mercado de invierno: “Dentro de mis competencias asumo toda la responsabilidad. Como entrenador de este cuerpo técnico entiendo que una las responsabilidades que tengo cuando hay un mercado abierto es la de aportar un informe sobre la situación deportiva de la plantilla y las necesidades que entiendo desde mi perspectiva que estás entrenando y compitiendo con los jugadores. Todo eso se pone en común con la dirección deportiva y el presidente y se establece una estrategia para acometer las operaciones que consideramos que son importantes para mejorar deportivamente. Eso es lo que estamos haciendo”.

¿Es optimista?: “Soy optimista, por supuesto. Estamos trabajando porque entendemos que tenemos que reforzarnos en dos posiciones. Es un trabajo que se está haciendo desde antes de abrirse el mercado. Una cosa son los intereses deportivos y otra la prioridad de los entrenadores, que es el trabajo. Nos encantaría tener a los refuerzos no ayer sino hoy para avanzar en todo el trabajo y no perder ni un día de entrenamiento. Lo que ocurre es que en el mercado entran en juego otros factores que son los clubes que poseen al jugador y los propios jugadores con sus agentes. Hay que poner de acuerdo a tres partes. El entrenador no participa de eso, visiona los partidos para dar su opinión y elige los perfiles. Cuando hay que negociar no es tan fácil, hay veces que los propios agentes dificultan mucho las operaciones porque se ponen por delante intereses económicos. Además está el club que vende que va a querer sacar el máximo rendimiento económico y eso retarda las operaciones”.

¿Prefiere esperar y no precipitarse?: “Precipitarse es algo que no le gusta a nadie. Se ficha rápido cuando se unen todos esos factores que decíamos antes, el de tener claro el perfil que se quiere y la negociación es rápida porque todas las partes están interesadas. Eso no siempre se da. Cuando hay que negociar para tratar de llegar a un acuerdo se necesitan más días. Soy optimista acerca de que cuanto antes podamos incorporar a esos refuerzos que queremos”.

Atlético de Madrid: “Vamos a prepararnos e iremos con toda la ilusión para ganar. Tenemos máximo respeto a uno de los equipos más importantes del fútbol español en los últimos años, pero vamos a tratar de aprovechar nuestras oportunidades y conseguir los tres puntos. Si somos capaces de tener unos niveles de atención muy altos, y jugamos con esfuerzo y eficacia, tendremos nuestras posibilidades. El Atlético de Madrid es un equipo con un potencial tremendo, es muy competitivo y equilibrado. Mantenerse al nivel que han rayado en las últimas temporadas es muy difícil, es normal que esté un poco por debajo pero están ahí. Es un equipo con jugadores de primer nivel mundial, ha jugado dos finales de Champions codeándose con Real Madrid y Barcelona con la diferencia económica que tienen respecto a ellos. Eso tiene un mérito tremendo. Es un equipo con una idea de juego consolidada que les permite trabajar cada año para perfeccionar y crecer sin mucha variedad manteniendo la base principal del equipo. Va ser uno de los rivales más difíciles, pero tenemos que afrontarlo no con miedo, sino como una oportunidad para hacer algo importante en un escenario muy especial para nuestra afición. A ver si somos capaces de que tengan un buen recuerdo del Vicente Calderón”.

Imprimir

Dejar respuesta