El más difícil todavía para el Sevilla FC

0

Una temporada más, el Sevilla FC despide el mes de febrero con muchos frentes abiertos. Con menos vistosidad de lo esperado, los hispalenses superaron el trámite del partido de vuelta de los dieciseisavos de final en Molde y siguen dando guerra en su competición fetiche. La suerte ha querido que se vuelva a evitar a uno de los muchos cocos que continúan en la competición y será el Basilea el siguiente escollo de los rojiblancos. Cierto es que había equipos en el bombo más potentes que el helvético, aunque no estaría de más recordar que marchan líderes en la liga suiza a quince puntos del segundo clasificado. Confianzas las justas ante el equipo que además será anfitrión de la presente edición de la Europa League.

Sin embargo, para la ronda de octavos de final aún queda un mundo. Antes de viajar a Basilea, donde se disputará el partido de ida el 10 de marzo, el Sevilla tiene por delante hasta tres partidos de Liga, claves para afianzar su presencia en competiciones europeas de cara a la próxima temporada. FC Barcelona, Eibar y Getafe, todo ello en seis días. El primero de ellos, este mismo domingo en el Nou Camp.

Los flamantes finalistas de la Copa del Rey se verán las caras por tercera vez en lo que va de curso, en un partido que en caso de caer del lado de los catalanes dejaría prácticamente sentenciada la Liga en favor de los de Luis Enrique y alejaría más si cabe el cuarto puesto para los sevillanos. Los hispalenses, que desde luego no están destacando por sus números como visitantes, viajan a la ciudad Condal con intención de lograr la machada en la que muy pocos creen. A priori, la jornada puede ser nefasta para los intereses sevillistas, con una salida extremadamente ardua y con un Villarreal – Levante -cuarto contra colista- que podría aumentar la brecha de los castellonenses con sus perseguidores hasta los once puntos, quedando sólo doce jornadas por delante. Para más inri, Unai Emery no podrá contar para este encuentro con Éver Banega, que vio una absurda tarjeta amarilla en Vallecas el pasado domingo y acarrea suspensión. Veremos con qué variante nos sorprende en esta ocasión el de Fuenterrabía, si con un trivote defensivo que intente evitar las jugadas de dibujos animados Messi, Suárez, Neymar y compañía o si mantiene un esquema de juego más habitual, con sólo dos mediocentros y cuatro jugadores de carácter más ofensivo.

A nadie se le escapa la enorme dificultad que reviste este partido. Han pasado catorce años desde la última victoria de los sevillistas en Liga en el Camp Nou, aunque las esperanzas de volver con al menos un punto pasan por realizar un partido perfecto. Hay ejemplos recientes, como la segunda mitad de la histórica Supercopa de Tbilisi o los muchos minutos de altísimo nivel que disputó aquel Sevilla aún dubitativo a principios de octubre en el Sánchez-Pizjuán que le valieron para conseguir una merecida victoria, siendo aquella la última derrota del Barça hasta ahora.

El FC Barcelona aún no ha mordido el polvo esta temporada en su campo. El Sevilla FC sigue con sus paupérrimos números a domicilio. Las estadísticas no auguran nada bueno, pero si hay un equipo acostumbrado a obrar milagros, no es otro que el que reside en Nervión. Confiemos. No nos queda otra.

Imprimir

Dejar respuesta