“El alcalde de Zalamea” imparte justicia en el Lope de Vega

0

Pedro Crespo es uno de los personajes surgidos de la mente de Calderón de la Barca y protagonista de El alcalde de Zalamea, una de las cumbres del glorioso Siglo de Oro y nueva producción de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) bajo la dirección de Helena Pimenta quien, además, se pone al frente de esta obra tras La vida es sueño, La verdad sospechosa y Donde hay agravios no hay celos. Supone además la cuarta vez que El alcalde Zalamea se pone en pie por parte de la CNTC, siendo la primera vez dirigida por José Luis Alonso en 1988, con Jesús Puente, Adriana Ozores y Juan Gea entre muchos otros en el reparto.

Tras una exitosa estancia en el reabierto Teatro de la Comedia de Madrid, El alcalde de Zalamea, en versión de Álvaro Tato, llega al Teatro Lope de Vega de Sevilla (donde permanecerá en cartel del 10 al 14 de febrero) como parte de la gira que la llevará por todo el territorio nacional. El elenco de esta nueva producción es uno de sus grandes atractivos. Encabezada por Carmelo Gómez, la obra también cuenta con Nuria Gallardo, Joaquín Notario, Clara Sanchis, Rafa Castejón, Jesús Noguero, Alba Enríquez, David Lorente, Francesco Carril, Pedro Almagro, Óscar Zafra, Álvaro de Juan, Egoitz Sánchez, Alberto Ferrero, Blanca Agudo, José Carlos Cuevas, Jorge Vicedo y Karol Wisniewski.

El apartado técnico también cuenta con primeras figuras: Juan Gómez Cornejo en la iluminación, Pedro Moreno se encarga del vestuario, la escenografía es de Max Glaenzel, la coreografía la realiza Nuria Castejón, Vicente Fuentes es el asesor de verso, Ignacio García es el responsable de la selección musical y Jesús Esperanza es el maestro de esgrima.

Todo el elenco actoral acudió a la rueda de prensa junto a Antonio Muñoz, Delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Isabel Ojeda, Directora General de Cultura del Ayuntamiento hispalense y Juan Víctor Rodríguez Yagüe, Director del Teatro Lope de Vega.

Álex Ruiz Pastor, integrante del equipo artístico de la CNTC, transmitió un mensaje de Helena Pimenta quien no pudo acudir a Sevilla,  en el que manifestaba su satisfacción y el agradecimiento de que El alcalde de Zalamea se represente en el Lope de Vega. Ruiz Pastor refirió que la obra “está llena de aristas y complejidad  como lo  son todas las grandes obras del teatro universal y permite muchas lecturas, explorarlas desde muchos rincones diferentes. Helena califica la versión como muy orgánica porque los personajes son tan contradictorios como humanos”.

Carmelo Gómez, que interpreta a Pedro Crespo, aseveró que “esta obra de Calderón es un placer para los oídos porque se oye un texto nada metafísico donde no hay referencias a ningún más allá ni más acá. Es un canto a la Naturaleza. Cada escena, además, supone un punto sin retorno y la realidad se ha apuntalado a través del verso, que es muy evocador”.

Nuria Gallardo, que encarna a Isabel, la hija de Pedro Crespo afirmó que “fue un acierto hacer un taller durante dos semanas antes de empezar los ensayos en el que estuvimos explorando los personajes en libertad y descubriendo cosas más allá de la función que permitían la relación entre nuestros personajes y eso permitía el elemento orgánico que Helena Pimenta cuenta con este montaje. Una de las partes fundamentales del montaje es la música en directo con Blanca Agudo, Rita Barber y Juan Carlos de Mulder”.

Mulder dijo que la música de El alcalde de Zalamea “es una mezcla de música grabada de los hermanos Mancuso, especialistas napolitanos en música mediterránea que introducen un ambiente popular. También hay música antigua de la que yo me encargo con la vihuela, haciéndose diferentes palos del Siglo de Oro como la jácara o el pasacalle y también hay un toque de fado por el hecho de que varios personajes van a Portugal”.

Clara Sanchis, quien da vida a La Chispa, explicó que hablaba “en representación de la escoria, la soldadesca. Es maravilloso cómo Calderón enseña lo que podría ser el alma de las ratas y lo que ocurre cuando el mundo de la guerra y el hambre enloquece pues la miseria y la convivencia con la muerte convierte al ser humano en una rata, lo deja desprovisto de cualquier sentido de la ética pero no deja de luchar por su dignidad, y hacemos un retrato de ese mundo tan terrorífico y del que vemos cada día lo que ocurre con esa violencia”.

Joaquín Notario (Don Lope de Figueroa) afirmó que “en este caso nos hemos centrado en la dignidad humana, y presenta dos mundos: el de los tercios de Flandes y el mundo rural que no tenía derechos y sus integrantes no eran considerados ciudadanos. Calderón establece que las personas que no tiene derecho a la dignidad ni a nada aparecen como las más dignas, mientras que los que tienen todo el derecho del mundo, los abusones, son los más indignos y muestra un conflicto entre la jurisprudencia civil y la militar, donde prevalece la segunda”.

Honor, abuso de poder y justicia son algunos de los grandes temas de El alcalde de Zalamea, que se representa en en el Lope de Vega de Sevilla de miércoles a sábado a las 20:30 horas y el domingo a las 19:30 horas. Las pocas entradas que quedan, desde los 4 a los 21 euros, pueden adquirirse en las taquillas del teatro y en la web generaltickets.

Imprimir

Dejar respuesta