Culmina la restauración y conservación del nacimiento de Santa María la Blanca

0

Se trata de la intervención de conservación y restauración de un Nacimiento cuya iconografía representa el nacimiento de Jesús junto con San José, la Virgen María, la mula y el buey. Se tratan de unas imágenes de barro cocido policromado al óleo, con la vestimenta estofada al temple sobre pan de oro fino y ojos de cristal.

Esculturas atribuidas a Cristóbal Ramos, del siglo XVIII, el cual pertenece al retablo de San José de la Capilla Sacramental de la Iglesia de Santa María la Blanca, en Sevilla.

Con respecto al estado de conservación, en cuanto al soporte, ambas Imágenes de San José y la Santísima Virgen presentaban orificios para la colocación del nimbo y corona respectivamente. En la actualidad, estos elementos han desaparecido conservándose únicamente la vara de azucenas que el Santo agarra con su mano derecha. La cuna del Niño Jesús había sido intervenida con anterioridad, añadiéndole una capa importante de estuco, siendo dorada mediante purpurina, suponemos con la finalidad de imitar la lana de la cama y su estofado en oro posterior. Igualmente se le había añadido una especie de estrella, de la que parte un hilo que agarra la Imagen del Niño.

Con respecto a la policromía tanto la Imagen de San José como la de la Virgen María presentaban deficiencias similares, refiriéndonos especialmente a aquellas pérdidas de policromía originadas por roces o pequeños levantamientos por limpiezas poco ortodoxas. Igualmente ambas esculturas presentan una importante cantidad de suciedad superficial, acumulada y asentada sobre la policromía y estofados de las vestimentas. La Imagen del Niño Jesús presentaba importantes pérdidas en la policromía como consecuencia de roces y abrasiones sobre la misma. Igualmente, la suciedad superficial impide apreciar la calidad de la policromía original de la escultura. Los animales, por su parte, presentaban una importante capa de suciedad superficial, apreciando determinadas zonas con desprendimientos de la policromía especialmente en aquellas zonas cercanas a las roturas del soporte.

Las fases de intervención realizadas sobre las obras han sido las siguientes; Estudio visual y fotográfico con luz ultravioleta para detectar los posibles repintes, así como con distintos puntos de luces para evidenciar los daños en la policromía, fijación del estrato pictórico, realización de una primera limpieza para eliminar la suciedad y sustancias acumuladas en depósito tanto exteriormente como en el interior de las obras, eliminación de elementos no originales en las imágenes, limpieza de la policromía, previo estudio del test de solubilidad y realización de catas, reintegración volumétrica, reposición de la capa de estuco y enrasado del mismo, reintegración cromática y barnizado final.

La propuesta de conservación y restauración se ha realizado desde el máximo respeto al original, devolviendo al conjunto su aspecto más próximo al original, sin alterar ni modificar los materiales constituyentes de las obras, llevándose a cabo una exhaustiva documentación de todo el proceso, tanto a nivel gráfico, documental y fotográfico, para la realización de una memoria final de toda la intervención de conservación y restauración.

Con esta propuesta de intervención se pretende potenciar la valía artística, el correcto mantenimiento y lectura de dicho conjunto, una obra extraordinaria atribuida a la producción de Cristóbal Ramos (siglo XVIII), con el fin de que esta pueda volver a exponerse en un estado óptimo de conservación, garantizando la perdurabilidad de la misma en el tiempo como documento devocional, cultural, artístico e histórico.

Los encargados de llevar a cabo la restauración han sido Manuel Ballesteros Rodríguez y Alejandro Cascajares García que son licenciados en Bellas Artes por la Facultad de Sevilla, especializados en la conservación y restauración de bienes culturales. Desde que finalizaron sus estudios, en Julio de 2014, han trabajado conjuntamente en diferentes parroquias e iglesias de Sevilla, así como en determinadas Hermandades y Cofradías, interviniendo bienes de tipo escultórico y pictórico (tanto pintura de caballete como pintura mural).

Entre las obras escultóricas intervenidas destacan el conjunto atribuido a Juan de Mesa de ‘’San José con el Niño Jesús’’, ‘’Santa María Magdalena’’ (Sg. XIX) perteneciente a la Hdad de la Vera+Cruz de Aznalcázar, el conjunto de la Piedad de San Ildefonso, obra atribuida a Cristóbal Ramos (Sg. XVIII), la Sagrada Imagen del Señor Cautivo y Rescatado de San Ildefonso (atribuido a Cristóbal Pérez, Sg. XVII), Nuestra Señora de la Soledad en su Esperanza de la Parroquia de San Ildefonso (Juan de Astorga, 1843), Nuestra Señora del Mayor Dolor de la Parroquia de San Isidoro (atribuida a Cristóbal Ramos, Sg. XVIII) ,el conjunto de San José con el Niño Jesús de San Ildefonso (autor desconocido, Sg. XVII), los titulares de la Hdad de Santiago Apóstol de la localidad de Aznalcázar (Sevilla), los cuales son Santiago Apóstol (Castillo Lastrucci, 1944), Santísimo Cristo del Buen Fin (Castillo Lastrucci, 1948), Nuestra Señora de las Angustias (Castillo Lastrucci, 1935) y San Juan Evangelista (Castillo Lastrucci, 1939). El Retablo de San José de la Capilla Sacramental de Santa María la Blanca entre los que destacan la Imagen San José y el Niño (Atribuida a Luisa Roldan “La Roldana”, 1677) y el Nacimiento (Atribuido a Cristóbal Ramos, del siglo XVIII).

A nivel pictórico destacan los dieciocho lienzos de la Parroquia de San Nicolás de Bari de Sevilla (Sg. XVIII), ‘’El Triunfo de la Eucaristía’’ de la Parroquia de Santa María la Blanca (atribuido al círculo de Francisco de Herrera el Mozo, año de 1679), ‘’La imposición del collar a Santa Teresa por la Stma Virgen y San José’’ perteneciente a la Parroquia de San Isidoro de Sevilla, (autor anónimo, Sg. XVIII) o las cuatro pinturas murales dedicadas a la vida del apóstol San Pedro, pertenecientes a la Ilma. Universidad de Curas y Hermandad Sacerdotal de San Pedro ad Vincula, en la Iglesia de San Pedro de Sevilla (atribuidos al taller de Matías de Arteaga, Sg. XVII)

Imprimir

Dejar respuesta