Serra tiene las llaves y Salas es el que pierde

0

Resulta escalofriante decirlo, pero parece que al Betis le vino bien el 4-0 encajado en Leganés. No es ello, en sí, lo que le vino bien exactamente, es todo lo que ha venido detrás de ello. Haro y Catalán lo tuvieron claro y prescindieron de Víctor, que fue el primero de los muchos acontecimientos que le han seguido.

La llegada de Lorenzo Serra Ferrer tan solo un día después de la destitución de Víctor, olía a un clarísimo movimiento electoralista de los actuales dirigentes, algo que han desmentido asegurando que las negociaciones llevaban cerca de dos meses. El hecho de traer a una de las personas más importantes de la historia del club, era un paso adelante para volver a enganchar al Beticismo al proyecto. Enfrente, un Rafael Salas que se ha ido apresurando tras la llegada de Serra, sin conceder más tiempo. Presentó su candidatura de la mano de otro baluarte bético de la última época, Alfonso Pérez Muñoz “Alfonsito”. Si lo de Serra Ferrer olía a medida electoralista, lo del ex – jugador bético tres cuartas partes de lo mismo, por parte de Salas. Por lo tanto,ahora mismo es Serra Ferrer el que tiene el dominio del Betis, las llaves. Desde su llegada toda la atención se ha centrado en él, ha conseguido enganchar a la gente al proyecto de Haro y Catalán, y ha asegurado que si Salas se hace con el Betis no seguiría dentro del club, lo que suma más disidentes al nuevo proyecto de Salas y Alfonso.

El beticismo responde, y en mayoría a favor de Haro y Catalán. Según una encuesta en Al Final de la Palmera, la afición les otorgaba un apoyo del 89%, mientras que a Salas tan solo un 11%. La cuestión es fácil, Haro y Catalán han sabido moverse en esta difícil situación, respaldados del respetado Don Lorenzo que, además del crédito que posee, ya se está moviendo en su labor de vicepresidente deportivo de la entidad: Setién está casi hecho, Pezzella renovado, Adán en camino, y se aspira a Nolito.

Más vale malo conocido, que malo por conocer, y a Haro y Catalán ya los conocemos.

Imprimir

Dejar respuesta