Escuela pública de género

1

Un objetivo prioritario de todo régimen o dictadura, como lo es en la España de nuestros días el régimen feminista radical de género, es apropiarse de la Educación y adoctrinar a los niños y niñas en edad escolar con las bondades de su ideología, para así perdurar.

A día de hoy, la ideología de género ya se imparte en las aulas. No es, por tanto, un fenómeno ajeno al marco escolar, ni a nosotros, ni a nuestros hijos, sino que asistimos a la redacción de leyes autonómicas sobre la temática LGTBI (lesbianas, gays, transgeneristas, bisexuales e intersexuales) a cuál más progre y avanzada: es la sana competencia entre las lumbreras de la Consejería de turno por alcanzar la excelsitud, el olimpo de género.

Intereconomía TV, en una noticia de su programa «El Gato al Agua», disponible en Youtube, muestra extractos de una charla impartida a menores de 10 y 11 años en un colegio público del sur de Madrid en el que un psicólogo les habla a los escolares de la existencia de «niños con vulva y niñas con pene», como que «no hay cuerpo de chico o cuerpo de chica, sino que van separados» o que «la ciencia no puede determinar la identidad sexual», porque
«el sexo se elige», de ahí que «ser hombre o mujer va más allá de la forma de mi cuerpo».

Una vez consumada la infamia, asaltada sacrílegamente una institución esencial para la sociedad como es una escuela pública en la que jamás debe adoctrinarse a los escolares, sino educarlos en la tolerancia, en la libertad de creencias, siempre adaptándonos a su madurez y características psicoevolutivas, se convocó a los padres para informarles de la charla que se había dado a los niños. Impresiona escuchar a un padre preguntar al psicólogo
de género: «¡Espero que esto no se lo hayáis dicho a los niños!, ¿no?». ¿Tienen estos escolares, con 10 y 11 años de edad, madurez suficiente para comprender que hay niñas con pene y niños con vulva? ¿Cualquier Comunidad Autónoma puede mangonear y asaltar la red de Escuelas Públicas, apropiársela, para dar charlas de esta naturaleza, sin la previa autorización de cada padre de alumno? ¿Estaba registrada y prevista esta temática de LGTBI (lesbianas, gays, transgeneristas, bisexuales e intersexuales) en el Proyecto Educativo del
Centro? ¿Fue informado antes de la charla del psicólogo y dio su aprobación el Consejo Escolar de esa escuela pública?

Son muchos los interrogantes que plantea imponer de tapadillo, por la puerta de atrás, la ideología de género y su estandarte (LGTBI) debieran plantearse desde la transparencia, con el visto bueno del Consejo Escolar del Estado, nunca desde malas prácticas de engaño a la Comunidad Escolar, esto es, a los padres de alumnos y al propio profesorado.

Poco queda ya por hacer, la ideología de género está en las escuelas, el régimen ha tomado posición en un sector clave para nuestro futuro como es la educación de nuestros hijos. Sólo queda denunciarlo en los pocos medios de comunicación que aún no han sido tomados por la fuerza de la represión, sólo nos queda la palabra, hablada o escrita, quizás: mis últimas palabras.

Imprimir